Sobre diabetes

Aterosclerosis: Enfermedad Arterial Periférica

Resumen

Arteriosclerosis es una oclusión progresiva del vaso arterial que puede llegar a la oclusión.

La aterosclerosis es una forma de arteriosclerosis debida a placa de ateroma.

En diabéticos la aterosclerosis es: más precoz, más generalizada, más distal. No diferencias entre sexos.

Enfermedad arterial periférica es el nombre que recibe la arteriosclerosis a nivel de las piernas. Algunas veces se la llama insuficiencia arterial periférica. Tenemos que recordar que es la misma enfermedad que el infarto de miocardio (corazón), angina de pecho, ictus o embolia cerebral,…

En la página de macroangiopatía se explican las diferencias entre pacientes diabéticos y no diabéticos que a pesar de ser la misma enfermedad en pacientes diabéticos, la enfermedad periférica en diabéticos suele tener:

  • Una presentación más precoz (inicio en edades más tempranas de la vida).
  • Una localización más generalizada.
  • Más afectación distal.
  • Igual presentación entre hombres y mujeres. A diferencia de la afectación en pacientes no diabéticos que suele ser más frecuente en hombres.

La aterosclerosis, también en diabéticos, provoca una oclusión progresiva del vaso arterial provocando la oclusión. Es decir, la aterosclerosis es como si se colocará cal en las arterias. Los depósitos van provocando una disminución en el paso de la sangre con la consiguiente disminución de la presión arterial en miembros inferiores. Hasta llegar a la oclusión, hecho que provoca que no pueda pasar la sangre. A veces, la estenosis es progresiva y en algunos casos hay reagudizaciones debido a trombosis de la zona estenosada. Esta estenosis aguda puede provocar un empeoramiento clínico agudo.

Según el nivel de oclusión y la capacidad del cuerpo a defenderse tendremos una clínica u otra. Al principio, puede que el paciente no presente ninguna patología. Posteriormente, se iniciará dolor al andar (claudicación intermitente), sobre todo en subidas, cuando se quiera andar rápido,… Cuando va progresando, la enfermedad el paciente va notando disminución en la distancia de la marcha. Los estadios finales son cuando el paciente presenta dolor en reposo (sin andar) o cuando hay úlceras. En estos dos casos la pierna está en riesgo. Según el nivel clínico se puede clasificar el paciente en diferentes estadios (clasificación de Leriche- Fontaine).

El diagnóstico se realiza con una buena historia clínica, una exhaustiva exploración física, estudios hemodinámicas (doppler vascular, índice tobillo brazo, pletismografía,….) y estudios de imagen (eco-doppler, angioresonancia, angioTC, arteriografía,….)

Según el estadio clínico el paciente requerirá un tratamiento médico o un tratamiento quirúrgico. Se debe tener en cuenta que la profilaxis de los factores de riesgos son un punto primordial en el tratamiento sea el estadio que sea.


Leer más: