Sobre diabetes

Pie de un diabético. Cuidados

Consejos para el cuidado del pie diabético

  • Debe controlar la glucosa lo mejor posible
  • Debe realizar un buen control de los factores cardiovasculares
    • Dejar de fumar
    • Control de la hipertensión arterial
    • Control del colesterol
  • Camine diariamente (siempre calzado). Practique deporte si no hay contraindicación.
  • Lave diariamente los pies con jabón neutro y agua. Es importante secarlos bien sobre todo en medio de los dedos.
  • Después del baño realice diariamente una revisión. Si no ve bien, solicite ayuda a un familiar.
  • No utilice agentes irritantes como callicidas, cuchillas, alcohol, yodo, agua salada. Si se utiliza esparadrapo, debe ser hipoalérgico.
  • Mantenga la piel bien hidratada con crema hidratante.
  • Evite que los pies estén demasiado húmedos o demasiado secos. Mantenga la piel suave e hidratada (puede utilizar una crema hidratante). Séquelos bien, sobre todo entre los dedos, el uso del secador con aire tibio a veces está aconsejado.
  • Lime sus uñas (no las corte) semanalmente o más a menudo si es necesario, en línea recta, con lima de cartón.
  • Protéjase del calor y el frío: no camine descalzo por la playa o superficies calientes, póngase calcetines por la noche si se le enfrían los pies, no se ponga mantas eléctricas, bolsas de agua caliente, hielo.
  • Utilice calzado adecuado tanto dentro como fuera de casa.
  • Haga una buena elección del calzado
  • Utilice gradualmente los zapatos nuevos.
  • Los calcetines no deben oprimirle, no utilice tejidos sintéticos.
  • Consulte a su podólogo y/o a su médico si aprecia cualquier lesión.
  • Signos de alarma para consultar: rojeces, dolor, heridas, rozaduras, úlceras diabéticas, hinchazón (edema), callosidades (hiperqueratosis).
  • Mire cada día el interior del zapato antes de ponérselo

Consejos para el pie diabético