Sobre diabetes

Factores agravantes: angiopatía, neuropatía e infección

Los factores agravantes son aquellos que provocarán un mal pronóstico o empeoramiento de la úlcera-lesión. Es decir, cuando ya tenemos la úlcera los factores agravantes son los que nos provocarán que el paciente tenga más riesgo de una amputación.

¿Cuáles son los factores agravantes?

  1. La neuropatía. La neuropatía diabética aparte de provocar un pie en riesgo también empeora el resultado. Este empeoramiento es debido a la pérdida de tiempo antes del tratamiento. Un paciente que no tiene neuropatía si tiene una úlcera le dolerá y acudirá al médico. En un paciente con neuropatía, como que no le duele se da cuenta más tarde y por lo tanto se retrasa el tratamiento. Esto también pasa en una infección. Las infecciones duelen si no es que hay neuropatía. Con las neuropatías el dolor es menor o inexistente y pierden la alarma para saber que algo va mal. Esto favorece que acudan a urgencias con infecciones muy avanzadas.

    Es importante recordar que el tiempo es tejido. Como más se retrase un tratamiento más tejido en riesgo.

  2. La angiopatía otra causa. Al no llegar la sangre adecuada esto provoca un enlentecimiento en la curación de las heridas. Este retraso puede provocar más riesgo de infección. A parte, en algunos casos, esta alteración en la circulación provoca que una herida no se pueda curar nunca. Por ejemplo si hay un dedo negro debido a una infección y se debe cortar. La alteración a la circulación puede provocar que no se puede amputar el dedo y esto provocará dificultad terapéutica.
  3. Por último, uno de los factores agravantes más conocidos son las infecciones. El diabético suele tener infecciones más graves debido lo ya expuesto. La neuropatía hace que se acuda más tarde al médico con infecciones más evolucionadas. La angiopatía provoca que no llegue suficiente sangre por lo que el antibiótico a veces no llega en concentraciones adecuadas.

Leer más sobre infecciones del pie diabético

Todos estos factores agravantes son los responsables del alto índice de amputaciones en los pacientes diabéticos. No obstante, si el paciente es consciente de su enfermedad, la conoce y tiene unos cuidados el riesgo de amputación disminuye mucho.

Para ellos es muy importante el cuidado de los pies. Y recordad que el tiempo es tejido. Como más pronto se trate más posibilidad de salvar.