Sobre diabetes

Microangiopatía diabética

La microangiopatía diabética es una de las complicaciones que presentan los diabéticos y se trata de una alteración de los capilares, arteriolas y vénulas de todo el organismo.

Es una alteración específica de la diabetes y se caracteriza por un engrosamiento de la membrana capilar con depósito de sustancia hialina. Lo más importante es que no hay un estrechamiento de la luz capilar.

Al aumentar la concentración de glucosa se produce una glicosilación de las proteínas del endotelio. Esta glicosilación provoca una alteración en la morfología y funcionalismo de los vasos.

El uso incorrecto de la glucosa provoca la activación de la vía del sorbitol que provoca una toxicidad tisular (disfunción plaquetar, alteración del endotelio y factores genéticos)

El engrosamiento de la membrana basal de los capilares provoca alteraciones en el intercambio de las moléculas nutrientes y paso de la albúmina en el intersticio. Estas alteraciones son las causantes de empeoramiento en la cicatrización.

También la microangiopatía provoca una disminución de la vasoconstricción inducida posturalmente.

Aunque la enfermedad microvascular por sí misma es poco probable que cause úlcera en el PD, es responsable de la necrosis tisular por el fracaso de la función de la microcirculación, que en los enfermos diabéticos es debido a una interacción de los efectos que sobre ella tienen la neuropatía, la macroangiopatía y la propia microangiopatía

El buen control metabólico, hemoglobina glicosilada menor del 6,5%, disminuye el riesgo de padecer alteraciones por microangiopatía. Existe una relación muy estrecha que se ha comprobado en estudios. En la macroangiopatía no hay una relación tan estrecha.

La microangiopatía es más frecuente en la diabetes tipo I (tipo 1) y provoca retinopatía y nefropatía.

La microangiopatía provoca una disminución en la respuesta vasodilatadora y un empeoramiento en la cicatrización.