Sobre diabetes

Tratamiento con insulina

La insulina es una hormona que se fabrica en los islotes de Langerhans del páncreas, concretamente en las células Beta. La insulina cuando el cuerpo funciona en su normalidad, ayuda a utilizar la glucosa de la sangre a las células del organismo, así las células obtienen energía. En sujetos sin diabetes hay unos niveles basales de insulina en el organismo y unos picos de secreción cuando el cuerpo detecta aumentos de glucosa en sangre (durante las comidas). La función de la insulina basal es mantener correctos los niveles de glucosa en la sangre durante el ayuno. El tratamiento con insulina intentará imitar esta situación basal.

Persona administrandose insulina en el abdomen

¿Quién debe tomar insulina?

Las indicaciones para tratar con insulina son cuando el cuerpo no es capaz de fabricar insulina o fábrica en cantidades insuficientes. En estos casos es necesaria la administración de insulina exógena.

Serán tratados con insulina: los diabéticos tipo 1, algunos casos diabetes tipo 2, diabetes gestacional,… En todos los casos debe ser un médico que estudie el caso en concrete y decida la mejor opción para cada caso en concreto.

La primera vez que se obtuvo insulina para administrar fue en 1921 de un perro. Esta fabricación se ha desarrollado a lo largo del tiempo y actualmente se fabrica por ingeniería genética.

¿Cómo se compone la insulina?

La insulina se fabrica en una suspensión con diferentes componentes que les dan estabilidad (mantiene el equilibrio entre ácidos y bases), componentes que evitan que se desarrollen bacterias, así como, componentes que modifican el tiempo de absorción y duración de la acción (Ver tipo de insulina). En algunas personas estos aditivos pueden provocar una reacción alérgica.

Actualmente, la insulina está disuelta en líquido. La concentración a la que se fabrican es homogénea a U-100. Esto quiere decir que en 1 ml de suspensión hay 100 unidades de insulina. Antiguamente se utilizaba U-40

¿Qué tipo de insulina existe?

Según el mecanismo de acción podemos diferenciar la insulina en:

Además, también existen mezclas de dos insulinas comercializadas conocida como insulina premezclada. Los bolígrafos actuales se puede graduar la dosis y dependiendo del color del tapón serán de acción lenta, rápida, …

¿Qué factores se debe tener en cuenta para el tratamiento con insulina?

Para la administración de insulina se deben tener en cuenta diferentes factores:

¿Cómo son las pautas de insulina?

Como se puede ver en el gráfico la insulina endógena (propia de una persona), se secreta un nivel basal y después unos picos desencadenados por la hiperglucemia después de cada ingesta. En el tratamiento exógeno intentaremos conseguir esta pauta. Según las necesidades y acciones de cada individuo. Si un diabético puede realizar los picos solo daremos insulina basal (diabéticos tipo 2 a veces puede controlar su glicemia con un poco de ayuda). A veces será necesaria diferentes inyecciones.

Por ello como describir dos tipos de tratamiento:

  • Tratamiento insulínico convencional:

    Consiste en la administración 1 o 2 veces al día con insulina lenta o intermedia (NPH). Normalmente la dosis es 2/3 antes del desayuno y 1/3 en la cena.

    A veces si hay reserva endógena con una sola dosis de NPH se controla la glicemia. En esta modalidad a veces se utilizan las insulinas premezcladas en donde hay una proporción de NPH y otra de rápida.

  • terapia intensiva, en ella distinguimos:

    • Inyecciones subcutáneas múltiples: en ella se administra insulina rápida después de cada comida para controlar el pico de glucemia pospandrial. Además se utilizan insulina intermedias o lentas por lo noche como dosis única para mantener un insulinemia basal. A veces también se debe realizar más de una inyección nph.
    • Infusión subcutánea de insulina. Consiste en la administración de insulina rápida mediante una pequeña bomba conectada a un catéter que se sitúa en el tejido subcutáneo de la pared abdominal. La bomba libera una insulina a ritmo basal que se puede controlar hora a hora en función de las necesidades de insulina. Junto a la infusión se administra un bolo de insulina antes de cada comida. Esto hace que se tenga un muy buen control glucémico per hay riesgo de hipoglucemia severa sobretodo nocturna y riesgo de cetoacidosis si se interrumpe la inyección insulina accidentalmente.

      Infusión subcutanea de insulina

    El tratamiento intensivo tiene sus contraindicaciones. Estas contraindicaciones son en pacientes con difícil detección hipoglucemias.

¿Cuáles son los objetivos del tratamiento?

Para poder obtener estos objetivos se tendrá que tener en cuenta al a hora de escoger un tipo de insulina:

  • Intervalo comida-insulina.
  • Cinética según el tipo de insulina.
  • Conservación de la insulina.

La dosis de insulina depende de cada persona. Su médico le dirá cuál es la dosis y tipo de insulina adecuada. A veces es necesario el ingreso para poder valorar la dosis. Cuando un diabético se ingresa para poder realizar el tratamiento se inicia una pauta con rimo de 6 horas. Se recoge la dosis necesaria en 24 horas para mantener un insulina estable y con ello se obtiene la dosis diaria. Normalmente se disminuye un 10%. Pero se debe tener en cuenta que cada persona es variable y se requiere un tratamiento individualizado. Su médico es el más adecuado para ayudarle.

Hay un fenómeno conocido como luna de miel que se presenta en el 25-30% de los diabéticos en el cuál durante unos 4-6 meses después del diagnóstico se requiere menor cantidad de insulina.

Resumen con los enlaces relacionados con el tratamiento con insulina